Planeamiento Didáctico

El nuevo enfoque del currículo implica que los resultados obtenidos por los estudiantes se valoren en función de las competencias adquiridas para su desempeño futuro, por tanto la evaluación debe estar orientada hacia la puesta en práctica de las tres funciones de la evaluación: diagnóstica, formativa y sumativa las cuales desempeñan un papel importante como medio de obtención de información para retroalimentar el proceso educativo desarrollado en el aula y la valoración de los aprendizajes de los estudiantes.

Warnock (1981) y Brennan (1988) definen las necesidades educativas especiales de la siguiente manera:

“Un estudiante tiene necesidades educativas especiales, cuando presenta dificultades mayores que el resto de los estudiantes para acceder a los aprendizajes comunes de su edad (bien por causas internas o por un planteamiento educativo inadecuado) y necesita para compensar dichas dificultades, unas condiciones de aprendizaje especialmente adaptadas en los diferentes elementos de la propuesta curricular regular, así como la provisión de unos recursos específicos distintos de los que la escuela ofrece a la mayoría de los estudiantes”.

El Plan Diario se deriva de la matriz de la programación mensual en el TEPCE. Esta matriz contiene las Competencias de Grado de Ejes Transversales y los Indicadores de Logro programados en ese período, por lo tanto, no es necesario reflejar nuevamente todos estos aspectos generales en el plan diario, sino solamente los indicadores de logro que se esperan alcanzar en cada plan. Sin embargo, es importante tener siempre presente cuales son las Competencias de Grado y de Ejes Transversales que se van a desarrollar en cada plan diario.